Disfagia :: Vegenat  >  Artículos relacionados   >  Modificación de la dieta oral en las personas con disfagia orofaríngea

Modificación de la dieta oral en las personas con disfagia orofaríngea

La Disfagia orofaríngea es la dificultad para tragar los alimentos de consistencia líquida correctamente desde la boca hasta el estómago.

Su alimentación debe aportar todos los grupos de alimentos necesarios para nutrirse correctamente.

 

Muchos de Vds. notan dificultad para tragar los alimentos en su estado natural. En estos casos, será necesario modificarlos para facilitarles que los trague de una manera eficaz y segura. Estas modificaciones se deben realizar siempre de forma individualizada.

 

Los alimentos en forma de puré suelen ser los mejor tolerados y los más seguros para Vds. (si son de elaboración natural pierden nutrientes).
Los purés deben ser homogéneos, de textura suave y sin grumos, y siempre se debe elegir la textura que mejor tolere la persona con disfagia.

 

Se han descrito varios tipos de consistencia o textura:

 

Consistencia o textura néctar, en la cual el alimento se puede beber con una pajita, como por ejemplo el yogurt líquido.

 

 

Consistencia o textura miel, en la cual el alimento no puede beberse con pajita, pero puede beberse en una taza.

 

 

Consistencia o textura pudding, en la que se necesita una cuchara para administrar el alimento.

 

 

Volumen: Las cantidades pequeñas presentan menor riesgo. Inicie la introducción en la boca de pequeñas cantidades de alimentos o líquidos espesados, en torno a una “cuchara de café” y si lo tolera bien, aumente a “cuchara cadete” y después a “cuchara sopera”. Evite la utilización de jeringas y pajitas.

 

Elija alimentos que estimulen sensorialmente como alimentos ácidos y temperaturas frías (helado de limón o de piña).

 

Recomendaciones generales:

  • Modifique la consistencia de los alimentos y las bebidas según sus necesidades y tómelos en pequeñas cantidades. Los sólidos triturados reducen los problemas para tragar.
  • Coma despacio, evite meter más alimento en la boca, si antes no ha tragado la cucharada anterior.
  • Realice al menos, 5 ó 6 comidas a lo largo del día manteniendo una dieta variada y equilibrada.
  • Tenga en cuenta que los alimentos y bebidas calientes ó fríos se tragan mejor que los tibios.
  • Si presenta sequedad de boca, tome una pequeña cantidad de agua fría espesada y alimentos y bebidas espesadas ácidos (limón, vegetales en vinagre, etc.) antes de las comidas para estimular la secreción de saliva y mantener una óptima hidratación. Si el problema es un exceso de formación de mucosidad, evite los alimentos muy dulces y los zumos cítricos, ya que aumentan y espesan la saliva.

 

Problemas para tragar los alimentos sólidos:

  • Elija alimentos blandos o triturados con textura uniforme.
  • Evite en su alimentación mezclar alimentos con distintas consistencias (sopa caldosa con fideos, arroz, “tropezones”), los que se desmenuzan en la boca (magdalenas, galletas), los alimentos secos que pueden irritar la boca, la lengua o la garganta (frutos secos, pan tostado ó patatas fritas de bolsa) y los pegajosos (arroz con leche, quesitos, puré de patata).
  • Ablande los alimentos sólidos con salsas, leche ó caldo, para conseguir una consistencia semisólida y poder tragarlos más fácilmente.
  • Prepare purés variados (de carne, pescado, jamón, pollo, pavo, huevo). Evite los de patata muy densos ya que dificultan el acto de tragar (mézclelos con verduras). Puede prepararlos mezclando los primeros platos (patatas, verduras, arroz, pasta o legumbres) con los segundos (aves, carne, pescado o huevo) y añadiéndoles leche en vez de caldos.
  • Triture los alimentos en el momento de tomarlos siempre que pueda. Evite añadir más líquido del necesario al triturar, porque al diluir reducirá el valor nutricional del alimento.
  • Cuide que los triturados de frutas, verduras, legumbres, carne y pescado, no tengan residuos como espinas, huesitos, pepitas, semillas ó pieles. Y una vez triturados, páselos por el pasapuré.
  • Puede utilizar purés y papillas para adultos, ya preparados y enriquecidos comercialmente, que tienen un alto valor nutritivo.
  • Evite los líquidos finos ó de viscosidad baja (agua, caldo, té,…). En la farmacia puede encontrar espesantes comerciales que le puede recetar su médico. Estos espesantes pueden ser de sabor neutro para añadirse a los alimentos triturados, salados, leche, caldos, infusiones o zumos colados. Se presentan en polvo y según la cantidad (en cucharas) que añada y el espesante concreto que utilice, conseguirá diferentes texturas: néctar, miel ó pudding.
  • Consuma alimentos triturados, cremas, purés, yogur, flanes, etc. con consistencia semisólida y uniforme.

 

Algunas personas con disfagia toleran alimentos blandos, que se deberán incorporar a la dieta además de los purés para hacerla más variada y evitar la monotonía. Algunas recomendaciones son:

 

  • Leche y derivados: flanes, natillas y otros postres lácteos excepto el arroz con leche.
  • Fruta: en compota, asada o frutas blandas y maduras. Evite las frutas con piel, las frutas duras (manzana) y los zumos comerciales.
  • Verduras: cocidas. Evitar las verduras fibrosas y crudas.
  • Pescados: se toleran mejor los pescados blancos, especialmente cocidos o al horno. El pescado a la plancha puede tolerarse peor.
  • Carne: se tolera mejor el pollo o el pavo, cocido o asado o albóndigas machacadas con el tenedor.
  • Huevos: pasado por agua, en revuelto o tortilla. Puede tomar dos claras y una yema.
  • Legumbre: mejor en forma de puré.
  • Arroz: es fácil que el paciente se pueda atragantar con los granos sueltos.
  • Pan: evitar el pan de molde.

 

El objetivo de su alimentación será:

  • Aportar una suficiente cantidad de líquido espesado, previniendo la deshidratación.
  • Aportar una suficiente cantidad de alimentos y nutrientes, para prevenir la desnutrición. La desnutrición se manifiesta por pérdida de peso, debilidad, pérdida de masa muscular, mayor riesgo de infecciones, úlceras en la piel etc.
  • Prevenir la aspiración de agua o alimentos, es decir, el paso a la vía respiratoria y los pulmones, algo común en casos de disfagia. Cuando los alimentos o las secreciones pasan a los pulmones se puede producir una infección, dificultad para respirar etc.

Fuente: Vegenat

Una gama completa de productos para disfagia

En Vegenat Healthcare tenemos una variedad de productos muy amplia. En concreto, para disfagia, hemos desarrollado una línea que abarca desde aguas gelificadas, productos en polvo listos para tomar, purés de frutas, espesantes…

Queremos ser tu referente en la disfagia y ayudarte sea cual sea el reto que se te plantee.

Descubrir productos